Historia

Roberto vino de Mendoza contratado por una empresa internacional, a trabajar en la construcción del puente Posadas-Encarnación, Allí conoció a Silvia y se quedó en Misiones, iniciando su propio emprendimiento en 1990. La empresa se inició en un predio alquilado, mientras construían un pequeño galpón con materiales reciclados. Inicialmente realizaban todo tipo de trabajos metalúrgicos para la construcción.
La calidad de los productos y materia prima siempre fue una prioridad, y generaron confianza en sus clientes, que son empresas constructoras.
Actualmente la planta cuenta con 7 empleados y la gerencia es compartida por la pareja fundadora. Uno se encarga de producción, y otra de la administración.